Disociación.

“Si sentarme y recordarte es ya una agresión a la memorFB_IMG_1488921058169ia.
Sentarme y recordar que ya ni puedo recordar, también lo es.

Me he llegado a disociar tanto que ya, toda esa parte dolorosa, como una antorcha prendida, me atraviesa de lado a lado sin dejarme quemadura alguna.

Como una gran mancha tan sólo puedo recordar de fondo el sonido translúcido de tu maltrato, abriéndome en canal como Pandora, liberando todos mis demonios mientras me escupías en la memoria para no dejar huella de la agresión”.

El germen de lo contestatario.

Cuando sientas que se te da la espalda por hablar de cualquier cosa: de lo bello y de lo oscuro, de lo que está de plena actualidad o de lo pasado. No sientas el miedo de tu lado, ni reproches a quien te lo haya transmitido. Es fácil discernir entre lo uno y lo otro, pero resulta más sencillo sonreír y dejar atrás lo incómodo, en vez de14482030_163669400756017_2370567560774025216_n al contrario.

Sí, soy dulcemente incómoda, incómodamente obtusa, pero nunca me di por aludida ante ese rechazo.

No sé de dónde proviene vuestra felicidad. La mía proviene de la consecuencia, de asumir siempre la coherencia de vivir tal y como quiero, tal y como soy.

Siempre abrí sin filtro mis alas a quien así lo necesitara, y sin embargo, quizás se piensa que soy demasiado contestataria, cuando os puedo asegurar que nunca fue así sin una causa.

Por eso os animo desde aquí a volar sin alas, a luchar contra lo injusto, a disfrutad cada segundo, y a que nadie os corte nunca la esperanza.

 

 

 

No me entiendas, quiéreme como soy.

En nombre del amor se han cometido muchísimas atrocidades. Por eso no vale con que te digan “te quiero”, te tienen que querer bien. Y no hay mejor forma de querer bien, que que te quieran como seas.
 
Más de una vez discutimos porque no nos entendíamos. Y a veces me he llegado a preguntar: ¿para qué queríamos entendernos si lo único que teníamos era que querernos como realmente éramos?
 
Es entonces cuando tomo la oportunidad en mi mente, vuelvo a ese instante y le digo: “no me entiendas, quiéreme como soy”, porque no tendré más para ofrecerte que ser lo más yo que pueda, contigo.
 
“No me entiendas, quiéreme como soy”, porque no me demostrarás más amor que al quererme completa, al descubrir cada rincón.
 
“No me entiendas, quiéreme como soy”, porque no habrá nada que nos haga más fuertes que hallarnos libres, amor.
 
“Porque sí, no te entiendo, te quiero como eres”, con lo oscuro y lo obtuso, con la más clara luz. Con todo lo confuso, lo excéntrico, con lo que nadie atisbó. 
 
“No me entiendas, quiéreme como soy”, y te prometo amor, que con cada día que me quieras así, aunque no llegues a entenderme, vas a comprender más cosas que cuando nos sentimos ausentes.
tumblr_m8k8mzmx2n1rqfvr0o1_500_large

Lente de aumento.

“A veces sueño con volver a abrir las alas otra vez.
Pero sigo sin poder escapar del invierno, me nutro de él.

Me gustaría tener la misma capacidad que tengo de escapar para escribir.
Sin embargo, escribir significaría poder ordenar el rechazo que llegué a sentir en mí.
Y no hay vida ni muerte que me alcance para hacerlo posible.

Mi corazón es un ente abstracto que se sumerge en el daño para poder subsistir.
Aún no sé crear peldaños con los que sortear la herida.
Cada día es un paso.
Cada paso es un día
Y ya he tenido unos cuántos…

Del cuerpo uno se olvida, pues al fin y al cabo está de paso.
De la mente uno disocia el recuerdo y lo hace más llevadero.
Pero ¿qué hago con el espíritu que quedó ausente de sí mismo?
No puedo reconstruirlo, me toca cambiarlo.

Por eso el filtro de aumento con el que miro ahora la vida me lleva al ocaso.
No obstante, no me pienso dejar ir, eso lo tengo claro.
Cuando pienso en el pasado lo evoco todo muy muy cerrado,
sin embargo el trauma aflora siempre con la daga en la mano.

A veces me cuesta mucho respirar, seguir caminando.
Pienso a menudo : “el amor me da igual, pero no pensé perder tanto”.

Y nunca llego al final, pero tampoco es que me haga falta.
Pues aunque aún no haya abierto las alas, sé que la superación me abraza”.

queenstown-adventure-94-of-282-l