El germen de lo contestatario.

Cuando sientas que se te da la espalda por hablar de cualquier cosa: de lo bello y de lo oscuro, de lo que está de plena actualidad o de lo pasado. No sientas el miedo de tu lado, ni reproches a quien te lo haya transmitido. Es fácil discernir entre lo uno y lo otro, pero resulta más sencillo sonreír y dejar atrás lo incómodo, en vez de14482030_163669400756017_2370567560774025216_n al contrario.

Sí, soy dulcemente incómoda, incómodamente obtusa, pero nunca me di por aludida ante ese rechazo.

No sé de dónde proviene vuestra felicidad. La mía proviene de la consecuencia, de asumir siempre la coherencia de vivir tal y como quiero, tal y como soy.

Siempre abrí sin filtro mis alas a quien así lo necesitara, y sin embargo, quizás se piensa que soy demasiado contestataria, cuando os puedo asegurar que nunca fue así sin una causa.

Por eso os animo desde aquí a volar sin alas, a luchar contra lo injusto, a disfrutad cada segundo, y a que nadie os corte nunca la esperanza.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s