Incendio II.

De dónde venimos y a dónde hemos llegado es el motivo

por el que no pueda reconciliarme con el pasado.

Dime, ¿cuál es el motivo de tanto rechazo?

Desde luego, jamás seré lo que tú estabas esperando.

Caímos de la mejor manera y ahora estamos sobrepasando el fondo,

yo con dolor y llanto, y tú con odio por haberme amado.

En este mundo se comienza a sobrevivir cuando tras preocuparse por otro

olvidaste respirar para existir, ahí es cuando comienza todo.

Si creías que me volvería a destruir por quedarme cerca es que ya no me conoces demasiado.

Me ha costado mucho llegar hasta aquí, ya no me alcanza anteponerlo todo

a mí, ya no me escondo.

A ti siempre te faltó un poco de mi fuego, a mí siempre me faltó un poco de tu calma.

Y sin embargo ambos íbamos forraditos a traumas.

Por mucho que repitiese que te he olvidado sería mentira, porque a parte de no querer,

un pedazo de tu huella quedó aquí grabada en la herida.

Pedirte explicaciones ya no tiene mucho sentido para mí

cuando antes lo era todo, es paradójico.

Supongo que ya no espero del amor más que demostraciones de que es verdadero.

Jamás seguirá existiendo el amor cuando ya no importa nada,

y me repetiré ésto las veces que haga falta para creerlo.

Me explotó la cabeza cuando te oí decir que te iba a dar igual si un día yo

estaba muerta. Se llevó un poco de mí toda esa mierda.

-“Pues una menos” -decías-

Cuando bien sabes que tú no fuiste uno más en mi vida.

Aquí no veo un desequilibrio, veo miseria.

-“No lo hice nunca aposta”

Lo sé. Lo hacías porque te daba igual yo, que es diferente.

Búscame otra vez para restregarme por la cara lo feliz que eres con tu vida,

que sin duda yo me quedaré con la mía.

O quizás búscame por la confianza,

esa que según tú nunca tuvimos,

pero que ahora tenemos porque nos enredamos.

Te confundes todo el rato pensando que te odio o algo,

cuando no es verdad.

A ti no te odio,

odio que actúes de una forma tan absurda e injusta con el mundo.

Si por mi fuera hubiera dejado mi vida a un lado

con tal de vivir abrazada a tu cintura para siempre, como siempre hacíamos.

Sin embargo, me encontré con que antes de morir pensaba:

“espero que jamás me olvide, aunque no me recuerden otros”.

Cuando estás tan en el fondo te importa tan poco todo… y menos lo que

no es estrictamente necesario

y mi error fue que me importase demasiado el amor que sentí en el pasado.

Supongo que éste no dejará de ser otro texto más que nazca de la impotencia,

esa de no haberme merecido algunas cosas

y sin embargo tener de lidiar con ellas.

tumblr_oozmmpBWYM1triicwo1_500

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s